Disfunción eréctil

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad repetida de lograr o mantener en el tiempo una erección firme para tener una relación sexual satisfactoria.

La impotencia o disfunción eréctil es una patología frecuente, que si no se trata, puede llegar a afectar a las relaciones de pareja gravemente. La disfunción eréctil es un problema muy frecuente entre los hombres, se ha calculado que afecta en mayor o menor grado a la mitad de los varones entre los 40 y los 70 años.

Pero lamentablemente sigue siendo un tema tabú, pues forma parte de la vida íntima de los individuos y de las parejas. Esta barrera psicológica ha impedido a muchos hombres buscar ayuda para un trastorno que puede tratarse, en la mayoría de los casos, con un tratamiento de testosterona relativamente sencillo. En Clínicas Doctor T solucionamos la causa habitual de la disfunción: una carencia hormonal.

Función sexual masculina...

Generalmente, la función sexual masculina normal comienza con el deseo sexual o libido, que ocurre por la estimulación del cerebro, el sistema nervioso, los vasos sanguíneos y las hormonas, lo que conlleva a la erección del pene, la eyaculación y termina finalmente en el clímax.

Un hombre consigue una erección cuando el conjunto de cuerpos cavernosos, se relaja para permitir el flujo de sangre que resulta en la expansión y la firmeza del órgano sexual masculino. Al finalizar la erección, la sangre sale y el órgano se relaja.

Cuando este proceso se deteriora o interrumpe, comienzan los problemas de erección.

Éstos problemas, comienzan a presentarse por lo general progresivamente, y con el tiempo, van a más, derivando, tras búsquedas infructuosas de soluciones, en resignación y/o desánimo general en la vida diaria y en pareja. Se puede intuir que está relacionado con la baja testosterona, cuando va unido a otro u otros de los síntomas de baja testosterona.

Los hombres presentan diferentes patologías sexuales, que se engloban dentro del término "DISFUNCIÓN":

  • Erecciones débiles o poco duradera
  • Eyaculación precoz
  • Falta de libido o deseo sexual, dificultad para excitarse
  • Eyaculación retardada
  • Eyaculación poco potente

Se estima que entre el 30% y el 40% de los hombres por encima de los 40 años presentan algún grado de disfunción eréctil, y en un gran número de casos, suele estar originado por una baja testosterona, siendo los Tratamientos de reemplazo de Testosterona muy eficaces y seguros para conseguir erecciones potentes, y una vida sexual activa nuevamente.

Si el origen de la disfunción eréctil es hormonal, (80% de los casos de entre 35 y 65 años), actuando localmente sobre el aparato sexual masculino no se consigue tratar el origen, sino únicamente el síntoma derivado de una baja testosterona. Si se trata la causa, se podrá solucionar de un modo estable la disfunción eréctil. En Clínicas Doctor T estamos especializados en tratar la disfunción eréctil de un modo efectivo y seguro.

Sabías qué...

Hablamos de disfunción eréctil cuando la incapacidad para mantener un erección suficiente para el coito ocurre en al menos el 25% de las veces que se intenta. La disfunción eréctil también es conocida, aunque no sea su término más correcto, como impotencia sexual, y podemos distinguir 4 tipos de impotencia sexual:

  • Impotencia psíquica: Aquellos casos en los que la impotencia se debe a factores emocionales y no físicos.
  • Impotencia generandi: Es sinónimo de esterilidad. El hombre puede mantiene sus erecciones para el coito pero es incapaz de procrear.
  • Impotencia coeundi: Cuando existe total imposibilidad para el coito.
  • Impotencia erigendi: Incapacidad para erección.

En este fragmento del programa de TVE Española Saber Vivir, te contamos la relación entre la disfunción eréctil y la testosterona.

En algunas ocasiones, el hombre es capaz de tener alguna erección espontánea o fuera del acto sexual, pero cuando trata de realizar actividad sexual en pareja, no consigue mantener la erección o incluso tenerla.

El problema es que, como apuntan diferentes estudios epidemiológicos, se trata de una patología infradiagnosticada y subtratada. Para lograr mantener una erección, el cerebro, los vasos sanguíneos y las hormonas masculinas, deben trabajar conjuntamente.

Los problemas de erección pueden ser temporales o permanentes. Un exceso de otras hormonas como la prolactina, el cortisol o las hormonas tiroideas entre otras, puede provocar también el descenso de hormonas sexuales masculinas. Un síntoma que provoca la retroalimentación de la disfunción eréctil es la pérdida de libido masculina.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

Cualquier alteración de las partes que participan en una erección (como pueden ser: estímulo, deseo sexual, problemas vasculares o neurológicos... ) puede provocar la alteración de las erecciones, y por tanto, disfunción eréctil. Algunos problemas de salud que pueden causar disfunción eréctil (atribuible a aspecto físicos) son: Hipertensión y enfermedades cardiovasculares, colesterol, diabetes, obesidad, síndrome metabólico (íntimamente relacionado con el déficit de testosterona) o consumo de fármacos.

El 80% de los casos de disfunción eréctil se producen por baja testosterona, y pueden clasificarse en: leve, moderada o grave.

El mecanismo considerado responsable de la disfunción eréctil en la mayoría de las causas endocrinas es el descenso de los niveles de testosterona en sangre, que generalmente se ve acompañado de pérdida de deseo sexual o libido.

Recupere su potencia sexual. La causa más común entre los varones a partir de los 40 años, es la producción insuficiente de hormona masculina en los testículos, que va disminuyendo con la edad. (Hipogonadismo, en caso de ser muy acusada).

SEGURIDAD Y EFECTIVIDAD
A partir de los 40 años, una causa frecuente de estos problemas sexuales masculinos es la baja testosterona. Un desequilibrio fácilmente corregible que provoca trastornos sexuales que pueden volverse crónicos. Hemos creado un sistema realmente efectivo, y nuestros pacientes están muy satisfechos. Pase a formar parte del club de los hombres que recuperan su vida.

Con una analítica completa sanguínea previa y con su interpretación por un médico especialista, sabremos si efectivamente se trata de un problema de testosterona baja, la causa, y el tratamiento más seguro y efectivo.

ACTUAMOS SOBRE LA CAUSA DE LA DISFUNCIÓN, NO SOBRE EL SÍNTOMA.

TRATAMIENTOS SEGUROS Y EFECTIVOS Combinando terapia basada en hormona masculina, con todos los específicos que pudieran ser complementarios (control de estrógenos, por ejemplo, la hormona femenina que ocasiona disminución de potencia sexual masculina), y teniendo en cuenta todo su completo cuadro de salud, así como una analítica de 34 puntos, y controlado por médicos especialistas, conseguimos resultados realmente satisfactorios y duraderos. En la analítica, tenemos en cuenta:

Su perfil hormonal masculino.

Su perfil hormonal femenino: (a veces nos afecta negativamente significativamente, y tiene fácil solución).

Los niveles que podrían estar causando lo anterior

Todos los parámetros para recomendarle un tratamiento SEGURO y EFECTIVO.

Sabemos que su tiempo es oro, por eso en UNA ÚNICA CONSULTA evaluaremos su caso, je daremos los resultados de las pruebas y le prescribiremos su tratamiento.

EYACULACIÓN PRECOZ y EYACULACIÓN RETARDADA

Se trata de un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. Hoy en día, la mayor parte de los especialistas definen la eyaculación precoz y retardada como la ausencia de control eyaculatorio, hasta el punto de que interfiere con el bienestar sexual y emocional del varón. Existen dos clases de eyaculación precoz:

- Eyaculación precoz primaria: Se da cuando el problema sexual ha estado presente a lo largo de toda la vida del hombre.

- Eyaculación precoz secundaria: Aparece en algún momento determinado de la vida del hombre, y está asociada a la disfunción eréctil. Este tipo de eyaculación precoz se puede tratar, combatiendo los problemas de disfunción eréctil. Es importante destacar, que hay que tratar la eyaculación precoz secundaria lo antes posible desde que aparecen sus síntomas, ya que si se deja pasar, puede llegar a convertirse en crónica.

FALTA DE APETITO SEXUAL o PÉRDIDA DE LIBIDO

Si bien la necesidad de aumentar la libido podría parecer un problema personal, en realidad son condiciones médicas. Ambas pueden ser síntomas de problemas de salud subyacentes de carácter más grave y, si no se tratan, podrían dificultar el diagnóstico de cualquier enfermedad que puedas sufrir. Es importante que tengas en cuenta que tu situación no es rara ni debe resultarte vergonzosa, ya que la falta de apetito sexual o libido baja afecta al 20% de los varones, y la disfunción eréctil a la mitad de los hombres mayores de 40 años. En muchas ocasiones, la pérdida de apetito sexual o libido es el primero de los síntomas en aparecer, y termina desembocando en problemas de erecciones por esa falta de "ánimo", pero es yendo al origen del problema cuando se puede diagnosticar clínicamente y se puede tratar adecuadamente. Una forma muy sencilla de detectar cuando existe un problema de disfunción eréctil es observando las erecciones nocturnas o al despertarse por la mañana, si han desaparecido o disminuido, hay un problema real de disfunción eréctil debido a causas físicas en la mayor parte de los casos.

La pérdida de libido o deseo sexual una disfunción sexual muy frecuente en los hombres. Una de las causas principales de disminución de libido es el SDT (Síndrome de Déficit de Testosterona). La testosterona es una hormona clave en el mantenimiento de la función sexual en los hombres por lo que síntomas más frecuentes del SDT son la disminución del deseo sexual y la disfunción eréctil.

Se sabe que los hombres con menor deseo sexual presentan valores de testosterona más bajos.

DISFUNCIÓN SEXUAL POR BAJA TESTOSTERONA

disfuncion sexual masculina La testosterona es la hormona masculina por excelencia, es la que le permite al hombre tener apetito sexual y aumenta o disminuye su libido. Sin testosterona el hombre sería impotente. Por tanto, un nivel bajo de testosterona conlleva disfunción eréctil. Para diagnosticar realmente disfunción eréctil, se recomienda una exploración física y una analítica para evaluar datos de glucemia, perfil lipídico y testosterona libre.

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción eréctil?

Dificultad para conseguir la erección

Erecciones débiles o menos rígidas

Las erecciones matutinas espontáneas ocurren con menor frecuencia

Se llega al clímax en menos tiempo o con una erección incompleta

Se pierde la erección por cambiar de postura durante el acto sexual Estos síntomas son normales y tienen solución. Consideramos que existe "DISFUNCIÓN SEXUAL MASCULINA" cuando se presentan todos o alguno de los síntomas indicados. Todos están interrelacionados, y actuando sobre uno de ellos no se consigue la solución. Hay que ir a la causa real, que suele ser común a todos.  

AUMENTAR TESTOSTERONA

Muchos hombres recurren a nuestros tratamientos de testosterona, y así mejorar sus problemas de disfunción eréctil e impotencia sexual, y su calidad de vida. La testosterona es una hormona masculina que se produce en los testículos y que, además de mantener los huesos y músculos fuertes, es la encargada de producir espermatozoides y de mantener el deseo sexual. Si tiene problemas sexuales, hable con nuestros médicos, son especialistas en salud masculina e hipogonadismo, ellos le examinarán, le realizarán una serie de pruebas médicas, y le darán su diagnóstico, prescribiéndole, si procede, un tratamiento para devolverle su nivel óptimo de testosterona, y que recupere su mejor versión. No tiene por qué sufrirlo. ¿Le damos cita? Si lo prefiere, puede realizar nuestro test gratuito de salud masculina, que nos dará un resultado orientativo sobre tus síntomas y estado de salud, nuestros médicos lo estudiarán y contactaremos contigo para darte el resultado con la mayor brevedad posible! Test online

* La carencia hormonal se entiende como un déficit de producción normal de testosterona, posiblemente unido a un aumento de estrógenos, que en Clínicas Doctor T somos expertos en tratar, consiguiendo una vida sexual activa nuevamente en la generalidad de los hombres maduros.