El nivel de testosterona aumenta en las mujeres cuando perciben a la “rival”

A todas las muejres nos ha pasado alguna vez que estemos con nuestras amigas tomando algo, y de rpeente aparezca otra mujer con un aspecto maravilloso, con una genética tan agradecida como envidiada, y con esa cara de naturalidad que hasta irrita… No lo vamos a llamar envidia, si no un sentimiento más animal y primitivo. Es como si las menos agraciadas por la naturaleza, pudiéramos oler una especie de peligro en el ambiente, como si un grupo de ovejas se percatara del olor a loba, y se pusieran en alerta máxima.

Este hecho, que ocurre más frecuentemente de los que nos gustaría, tiene su base científica en diversos estudios elaborados por el psicólogo de la Universidad de Florida, Jon Maner. Estos estudios, explican cómo nos animalizamos las mujeres enfrentadas a los ciclos biológicos. Concluyen que basta una pizca del olor de una mujer en sus días más fértiles para elevar los niveles de testosterona de sus semejantes, provocando así que se desate ese instinto animal de competición. Conclusión mucho más relevante cuando lo aplicamos a los hombres. Y es que, al igual que les pasa a los animales, nuestras vidas, de alguna forma, están dirigidas por algunas pistas corporales de las que ni si quiera somos conscientes, como los olores. En el Estudio de Jon Maner se llevaron a cabo dos experimentos, en el primero seleccionaron a un grupo de muejres para que durante tres días durmiera con la misma camiseta, la mitad de ellas se econtraba en su periodo de ovulación, y la otra mitad no. Después de estos tres días, el equipo guardó las camisetas en bolsas, y las mezcló con otras nuevas. En el segundo experimento, se dio a oler esas camisetas a varios hombres, y los científicos registraron un aumento del 37% en los niveles de testosterona cuando se trataba de las camisetas de las mujeres que en ese momento estaban ovulando. Asimismo, el Dr Maner descubrió que las muejres también somos capaces de rastrear estas señales en nuestras congéneres, aumentando nuestros propio nivel de testosterona, pero como una forma de advertir sobre la presencia de nuestros “rivales”.

Mucho se ha hablado sobre cómo la presencia de una mujer en sus días fértiles dispara en los hombres sus niveles de testosterona asociados al deseo sexual, la agresividad, y la competencia. Pero hay que tener presente que estos hechos naturales, se dan cuando no hay ningún problema de salud en el varón, cuando todo en el cuerpo del hombre funciona correctamente. De no ser así, debes acudir a un médico especialista, porque no hay ninguna razón por la que tengas que aceptar esde descenso de tu nivel de testosterona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*