Ha mejorado mi vida sensiblemente, incluso más de lo que vine a buscar.

Escucho más música porque tengo las ideas más claras y las proceso mejor con lo cual tengo más tiempo para desconectar.
Me apetece mucho más pasear y disfruto más cada momento de la vida sin estar agobiado apesadumbrado y de mal humor.
Mi mujer y mi familia lo han notado porque ya no estoy tan gruñón y estoy más tolerante, es una sensación que se ha producido gradualmente después de estar tres meses con un tratamiento básico, puesto que en el primer análisis que me realicé mis niveles no eran ínfimos pero si era estaban en la zona baja de la tabla, ahora está más o menos en la mitad de la tabla y tengo mucho más energía para afrontar todas las circunstancias del día a día y de la familia sin que el trabajo me absorba toda mi energía, incluso me quedan fuerzas para hacer más deporte. La zona abdominal se ha reducido y la musculatura en general se ha tonificado.

Al principio del tratamiento notaba muchos altibajos, un día estás muy bien y otro día estás muy mal, pero se ha ido normalizando y estabilizando, a medida que el médico ha conseguido regular la cantidad que realmente necesito para sentirme bien y la frecuencia entre inyecciones se ha estabilizado, en mi caso a 17 días.

También al principio notaba que mi carácter se ponía un poquito más agresivo pero luego no te quejes, una inyección de energía con el estado de ánimo apático produce ese efecto, una vez que el estado de ánimo se acostumbra a vivir con otro ritmo biológico todo se adapta y vuelve a su ser, parece ser que la energía entra primero y luego el animo, pero el tratamiento afecta a ambas cosas hay que tener un poquito de paciencia para que se autorregulen.
Respecto a que si la testosterona influye para ponerse como Conan o adquirir una musculatura anormal, creo que tiene que ver con la testosterona tomada como anabolizante en exceso, lo cual además de poder producir ese efecto secundario de una musculatura anormalmente crecida, puede producir efectos adversos en cuanto a la regulación del sistema endocrino. Eso llevaría a una desregulación sebacea que produce y sobre todo a problemas de tiroides y otro tipo de glándulas. Sin hablar del cambio de comportamiento anímico que implicaría una mayor agresividad. Con lo cual creo que está bastante claro cuál es la diferencia entre una corrección de nuestra testosterona baja a niveles normales y un exceso de testosterona, que como todo exceso es perjudicial para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*