Un estudio demuestra que la terapia de reemplazo de testosterona no eleva el riesgo cardiaco

terapia testosterona

Varios investigadores del Centro Médico Intermountain en Utah (EEUU), realizaron un estudio con 1472 hombres de entre 52 y 63 años, que tenían niveles bajos de testosterona. Al margen de su hipogonadismo, estos hombres estaban perfectamente sanos y no presentaban historia previa de enfermedades cardiacas.

Los resultados del estudio que se presentaron en la Sesición Científica de 2015 de la Asociación Americana del Corazón, concluyron que los hombres sanos que recibieron terapia de reemplazo de testosterona para aumentar su novel de testosterona, no registraron un aumento del riesgo de ataque al corazón, accidente cerebrovascular o muerte.

Los objetivos del estudio

J. Brent, uno de los directores de investigación del Instituto del Corazón del Intermountain, afirmó: “Nuestra investigación examinó los posibles riesgos cardiovasculares asociados con hombres generalmente sanos que utilizan suplementos o inyecciones de testosterona para normalizar sus niveles y no encontramos incremento en los factores de riesgo“. Además, el experto en la materia agregó que “la terapia con testosterona en este grupo de varones, ha demostrado reducir el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, y muerte, en comparación con los hombres que no tomaban suplementos o inyecciones de testosterona.”

Pero, ¿qué es la terapia de reemplazo de testosterona?

La terapia de reemplazo de testoterona, generalmente se emplea en hombres de a partir de los 35-40 años de edad, para normalizar sus niveles de testosterona y así ayudarles a sentirse mejor, tener más energía, recuperar su salud sexual y/o aumentar su masa muscular. Son los médicos y especialistas quienes deben sopesar los riesgos y beneficios de administrar a cada paciente suplementos de testosterona en base a la información proporcionada por la FDA, y otras investigaciones.

La testosterona no eleva el riesgo cardiaco

En el seguimiento médico del estudio del que hablamos, después de entre uno y tres años, se clasificó a los hombres que fueron sometidos a dicho estudio, en función de si recibieron o no tratamiento con testosterona durante 90 días. 

Se realizó un estudio de regresión de Cox que ajustaba 17 variables inciciales, para determinar cualquier asociación entre la administración de terapia de testosterona y resultados de muerte, accidente cerebrovascular, o infarto de miocardio.

El investigador J. Brent concluyó lo siguiente:

“Este estudio ofrece garantías a los médicos y pacientes de que el uso de la terapia de reemplazo de testosterona en una población sana de varones de más de 50 años para normalizar sus niveles de testosterona, no incrementa el riesgo de ataque al corazón o derrame cerebral al paciente y, en realidad, muestra una reducción de estos riesgos”.

Fuente: Europa Press, infosalus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*