La testosterona actúa como sensibilizador de la insulina y es una hormona metabólica

barco doctor t

Un reciente estudio estadounidense de la Universidad de Buffalo concluye, que la terapia con testosterona inyectable, podría producir un beneficioso efecto metabólico, consiguiendo así un aumento de la masa muscular, y una reducción de la masa grasa corporal

Los investigadores probaron, tras un ensayo clínico, que los hombres que padecían diabetes del tipo 2 y bajos nieveles de testosterona podrían beneficiarse del reemplazo hormonal. El Coordinador del estudio, Paresh Dandona, que fue promovido por el Instituo de Salud de EE.UU., afirmó que “Ésta es la evidencia definitiva de que la testosterona actúa como sensibilizador de la insulina y es una hormona metabólica“. Dandona explicó que la teoría de que la testosterona tiene propiedades antiinflamatorias y actúa como sensibilizador de la insulina parte de los datos que señalan la capacidad de la testosterona para reducir la adiposidad y aumentar la masa muscular esquelética.

El estudio, que fue publicado por Diabetes Care, consistió en seleccionar a 94 hombres que padecían diabetes tipo 2. Antes de proceder a cualquier tratamiento se les midieron los niveles de testosterona a todos, y se constató que los 44 pacientes con niveles más bajos de testosterona, presentaban un índice de sensibilidad a la insulina menor. Después, fueron divididos aleatoriamente en dos grupos para recibir una inyección semanal de testosterona o placebo durante 24 semanas. Tras este periodo, la invetigación encontró que aunque los pacientes mantuvieron el mismo peso, redujeron en 3 kg su masa grasa y aumentaron en la misma proporción su masa muscular. Lo más impactante del estudio, fue el incremento llamativo en la sensibilidad a la insulina: aumentó en un 32% la captación de glucosa por los tejidos en respuesta a la insulina. Asimismo, se comprobó un aumento en la expresión de los principales genes que medían la señalización de la insulina.

El equipo de Paresh Dandona, publicó en 2010 un estudio que realizó con 2000 hombres obesos con y sin diabetes tipo 2, que demostró que el 33% de éstos, presentaban niveles reducidos de testosterona.

(Fuente: El Confidencial y Mirada Profesional)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*