1

Un estudio demuestra que el tratamiento con testosterona mejora la salud sexual

Salud sexual

Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (EEUU), ha demostrado que el tratamiento con testosterona mejora la salud sexual del hombre, su capacidad de deambulación y el estado de ánimo en los varones mayores de 65 años.

La testosterona es la hormona más importante del hombre, y desempeña un papel fundamental en su salud y bienestar. Tal es su relevancia, que por la bajada del nivel de testosterona que se produce con el paso de los años, la movilidad, la energía y la función sexual del varón se ven disminuidas.

Mejorar la salud sexual es posible gracias a la testosterona

El estudio “The Testosterone Trials“, publicado en la revista “The New England Journal of Medicine”, constata que“la testosterona mejora la impresión que tienen los propios varones sobre su función sexual y su capacidad de caminar, sugiriendo que estos efectos son importantes desde un punto de vista clínico.” Este estudio de Testosterona, se compone de 7 estudios llevados a cabo con casi 800 hombres de 65 años o más, y bajos niveles de testosterona.

Los resultados de los tres primeros estudios  (los otros 4 están aún en desarrollo) demostraron que los varones que recibieron testosterona presentaron unos niveles hormonales similares a los de un hombre joven. El tratamiento con testosterona mejoró todos los aspectos de la función sexual (actividad, deseo sexual y función eréctil), y la capacidad para caminar distancias más largas. Además, hay que destacaar, que mejoró sus estados de ánimo, y por tanto se redujeron sus síntomas depresivos.

Sin embargo, los efectos adversos en los 3 estudios realizados muestran que las tasas de ifnartos, ictus o enfermedades de próstata son similares a los registrados en el grupo placebo. Por tanto, y por lo que se ha demostrado con este estudio, los tratamientos con testosterona son totalmente seguros.

Para ver el artículo original en la revista “The New England Journal of Medicine”, pincha aquí: The Testosterone Trials.

(Fuente: ABC)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*