Andropausia: que la salud no sea un tabú

andropausia tabu

Constantemente oímos hablar de la menopausia femenina y sobre los problemas que les acarrea a las mujeres en su día a día. Pero, ¿y qué pasa con los hombres? ¿Qué sabemos de la andropausia? ¿Realmente somos conscientes de que nuestra testosterona va disminuyendo y puede afectarnos a nivel sexual, físico y psicológico?

Andropausia, esa gran olvidada

Hasta hace poco tiempo se ignoraba, e incluso se dudaba de su existencia, pero la andropausia existe y sus síntomas están ahí.

Que hayamos pasado tantos años ignorando a la andropausia no es una coincidencia. Y es que se dan dos fenómenos que lo propician:

    • Lo poco que nos gusta a los hombres hablar y reconocer que nuestra salud sexual ha disminuido con la edad o que nos vamos sintiendo “mayores”…
  • Y lo mucho que nos relaja saber que los hombres podemos ser padres hasta el final de nuestros días.

¿Qué es la andropausia?

La andropausia es, ni más ni menos, que la desaparición progresiva de la actividad de las glándulas sexuales del hombre. O lo que es lo mismo: el periodo de la vida de un hombre en el que su producción de testosterona comienza a descender.

El término andropausia, aunque sea el más extendido, no es el más adecuado. Se trata de un hipogonadismo de inicio tardío. Este hace referencia a la disminución de testosterona en los varones y sus consecuencias asociadas a la edad, según aclara el Dr. Francisco Cabello Santamaría, presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología y Vicepresidente de la Asociación Española de Andrología.

¿Por qué disminuye la testosterona?

La testosterona, debido a un proceso natural en el hombre, comienza a disminuir a partir de los 35 años, y según la herencia genética, hábitos de vida (incluidos los sexuales) y el nivel de testosterona anterior, aparecen con más o menos fuerza los síntomas de la andropausia.

Además, existen factores externos que influyen en la producción de testosterona. Por ejemplo, el estrés continuado influye negativamente, así como los hábitos de vida no saludable: fumar, beber en exceso, etc.

También se ha demostrado que dormir con un bebé en la habitación disminuye la producción de testosterona en el hombre, y dormir con una mujer ovulando eleva el nivel de testosterona.

Aparte de la terapia de reemplazo hormonal que ofrece la medicina, hay algunos hábitos que ayudan de alguna forma a la producción de testosterona como: hacer ejercicio, ingerir vitamina D, zinc, reducir el consumo de azúcar, tener una vida sexual activa, etc.

¿Cómo afecta la andropausia a los hombres?

Los síntomas o consecuencias más relevantes de este proceso son:

  • Dificultad de concentración, pérdida de agilidad mental.
  • Insomnio, fatiga.
  • Alteraciones en el estado de ánimo, irritabilidad o emocionalidad.
  • Cansancio, pérdida de masa muscular
  • Disminución de la densidad ósea
  • Disminución de la libido, pérdida de potencia.

Esto último podría reflejarse en un mal funcionamiento de las gonadas, reduciendo su tamaño y afectando así  a la fertilidad.

¿Qué puedo hacer si comienzo a notar estos síntomas?

El Dr. Francisco Cabello, recomienda ir al médico especialista para que le realice las pruebas oportunas, enfocadas a determinar los niveles de testosterona biodisponible. Cuando se trata del bienestar y salud de cada uno, no hay tabúes.

¿Te ayudamos?

Fuente: http://www.elmundo.es/vida-sana/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*