¿Cómo influyen la testosterona y el cortisol cuando nos enamoramos?

cuando nos enamoramos

Cuando nos enamoramos o hablamos de amor solemos pensar que todo se encuentra en nuestro corazón. Sin embargo, el amor es cosa (única y exclusivamente) de nuestros cerebros.

¿Qué pasa cuando nos enamoramos?

Seguramente hayas estado enamorado al menos una vez en la vida y sepas exactamente lo que es sentirse así: con sensación de ligereza, mariposas en el estómago, ganas de sonreír constantes, etc. Pero, ¿qué es lo que te pasa en realidad cuando te sientes así para, que sin poder evitarlo, centres toda tu atención y energía en una persona? ¿Es una decisión racional? Y lo peor, ¿por qué a veces tras empezar una relación nos damos cuenta de que la persona con la que estamos no es la misma que aquella de la que nos enamoramos?

La explicación a todas estas cuestiones debemos buscarla en el área del cerebro relacionada con las recompensas.

Estas se sitúan en el sistema límbico, la parte de nuestro cerebro encargada de regular las respuestas fisiológicas a determinados estímulos. Aquí es donde se recogen los instintos humanos como:

  • la memoria involuntaria
  • el hambre
  • la atención
  • los instintos sexuales
  • las emociones (pena, placer, envidia, miedo, agresividad, etc.)
  • la personalidad
  • la conducta
  • etc.

Los sistemas de recompensa son centros en el sistema nervioso central regulados por neurotransmisores y permiten que desarrollemos conductas aprendidas según se esté respondiendo a hechos placenteros o de desagrado.

El sistema de recompensas se activa en las funciones placenteras, entendiendo como placenteras incluso aquellas que son necesarias para vivir como dormir, beber agua o comer. Por supuesto, el sexo es también una de estas funciones.

Cuando mantenemos una relación sexual o comemos un trozo de nuestro pastel favorito, el sistema de recompensas del sistema límbico se activa liberando dopamina, más comúnmente conocida como la hormona del placer.

Así, cuando nos enamoramos, liberamos dopamina. Esto provoca que busquemos la consecución de un objetivo necesario también para la vida desde un punto de vista biológico: la pareja. Curiosamente, al enamorarnos, también liberamos cortisol, la hormona relacionada con el estrés.

El hecho de liberar estas dos hormonas simultáneamente es lo que provoca que tengamos esa sensación de energía y felicidad.

¿Cómo influye la testosterona en el amor?

Por si fuera poco, el nivel de testosterona aumenta en las mujeres enamoradas mientras que en los hombres se reduce. Esta hormona, tipicamente masculina, está íntimamente relacionada con la seguridad que tenemos en nosotros mismos. Cuando nuestro nivel de testosterona aumenta, nos sentimos más confiados.

¿Y por qué cambian esas sensaciones con el paso del tiempo?

Con el tiempo volvemos a ser nosotros mismos porque la corteza prefrontal del cerebro, es decir, la parte racional, vuelve a tomar los mandos de nuestra vida.

De esta forma, con el tiempo, los niveles de testosterona, dopamina y cortisol, se regulan.

En conclusión podríamos decir que todo estado de enamoramiento nos hace pasar por un estado de felicidad y placer que, poco a poco, decae. Cuando te enamoras, ni tú eres la persona que realmente eres, ni la otra persona lo es cuando caemos en este estado.

Así pues, deberíamos plantearnos no tomar ninguna decisión precipitada en esos primeros meses hasta que se nos estabilicen los niveles de testosterona, cortisol y dopamina.

El papel de la testosterona y el cortisol en la atracción

Un equipo de psicólogos, sociólogos e ingenieros holandeses se propusieron demostrar estas teorías en un experimento basado en las citas rápidas.

El experimento

Para la investigación, se realizó el estudio sobre un evento de citas rápidas ad hoc entre un grupo de solteros hombres y mujeres heterosexuales. Para comprobar los cambios que se efectuaban en el plano hormonal durante el desarrollo de las citas, los investigadores midieron la concentración de cortisol y testosterona en la saliva de todos los participantes en distintas situaciones:

  • cuando se disponían a conocer a una pareja potencial
  • o cuando se disponían a conocer a un amigo potencial

Así, los resultados mostraron que los niveles de testosterona de las mujeres, pero no de los hombres, aumentaban cuando estas se encontraban en situación de conocer a una pareja potencial.

En cambio, los niveles de cortisol disminuían en hombres y mujeres por igual.

Hallazgos del experimento

En su estudio publicado, los investigadores hablan de cuatro importantes hallazgos:

  1. Los hombres que llegaron al evento de citas rápidas y presentaban un nivel de cortisol más elevado, fueron los más populares, románticamente hablando.
  2. Tanto en hombres como en mujeres, un cambio mayor en los niveles de cortisol durante las citas románticas se relacionó con un criterio de selección más severo.
  3. La testosterona por sí sola no pudo relacionarse con ningún resultado romántico de citas rápidas (selectividad o popularidad).
  4. Sin embargo, las mujeres que asistieron al evento de citas rápidas con niveles más altos de testosterona, fueron más selectivas cuando su respuesta anticipatoria de cortisol fue baja.

En general, estos hallazgos sugieren que la hormona del cortisol puede tener, en realidad, más relación con la atracción inmediata que siente una pareja que la de la testosterona.

El amor en los hombres y su base científica

Algunos  Científicos de la Universidad de Rutgers (EEUU), han desmentido y confirmado algunos dichos populares sobre los hombres, como que los hombres tienen poco apego a sus parejas mientras son jóvenes, que los hombres tienen más regiones cerebrales destinadas al sexo y sus niveles de testosterona disminuyen cuando son padres. Dichas conclusiones han sido acumuladas en el estudio de la conducta masculina, y han sido explicadas por la Catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en anatomía y cerebro de hombre y mujer, la Dra Georgina Montemayor. Los estudios y explicaciones de ésta Catedrática, se basan mucho en los estudios de Hellen Fisher, antropóloga y bióloga estadounidense, que ha realizado estudios de imágenes del cerebro masculino en funcionamiento en la Universidad de Rutgers.

La Dra Montemayor explicó: «Se habla de que los hombres tienen lateralizado el cerebro ¿Qué quiere decir esto? que no está tan bien comunicado el hemisferio derecho con el hemisferio izquierdo y que los hombres tienden a hacer funciones específicas con un hemisferio específico. Las mujeres tenemos más intercomunicación. Incluso tenemos dos zonas para el habla, los hombres nada más tienen una, del lado izquierdo. Además de estas diferencias de intercomunicación entre hemisferios cerebrales, se puede decir que los hombres y las mujeres también somos diferentes porque tenemos algunos programas cerebrales diferentes; los hombres vienen con un paquete de programas y las mujeres con otro paquete, ambos dirigidos a asegurar la reproducción de la especie«.

La Dra Hellen Fisher, para estudiar las operaciones del cerebro cuando las personas buscan pareja, dividió en 3 grupos los procesos químicos y biológicos que ocurren en hombres y mujeres:

  • Deseo sexual: Concluyó que los varones responde muy rápidamente a estímulos, y se sienten fuertemente motivados a acercarse a sus posibles parejas. Está demostrado cientificamente que en el cerebro masculino hay un mayor número de estructuras cerebrales destinadas a este tipo de relaciones. Con estos datos se podría extraer que el hombre el polígamo, pero cierto indicadores del cuerpo hacen pensar que la pareja es una preferencia biológica del ser humano. De hecho, los testículos del varón son pequeños en proporción a su tamaño, lo cual representa que «no tiene que competir con otros machos para fecundar a una hembra». Según la Dra Fisher, «Cuando termina la actividad sexual los hombres paran ese programa cerebral de la reproducción, dejan de pensar y les da sueño. Las mujeres, cuando termina la actividad sexual vuelven a pensar y viene lo que se llama la fase de nido. Después de un encuentro sexual la mujer empieza a pensar en lo que sigue, mientras que para los hombres, se acabó. Después del coito dejan de pensar»
  • Enamoramiento: Afecta al sistema de recompensa y al neurotransmisor que hace que desarrollemos adicciones o alcancemos metas. Hellen Fisher añadió también «A nivel bioquímico, hombres y mujeres nos enamoramos igual; se libera la feniletilamina (FEA), dopamina, norepinefrina, serotonina, oxitocina y vasopresina. Pero debido a estas diferencias en la conexión de las estructuras cerebrales, los hombres en enamoramiento perciben a su pareja mediante una visión de túnel. Entonces, se enamoran más profundamente que nosotras, aunque no lo creas… y como están tan poco educados para reconocer los sentimientos y compartirlos, cuando la pareja los deja sufren terriblemente. El programa del enamoramiento incluso es caro porque, además de que se liberan muchos neurotransmisores al mismo tiempo, el programa impacta hasta las zonas más complejas del cerebro, como la corteza prefrontal, la que está detrás de la frente es la más evolucionada y es exclusiva de los humanos. Esta es la zona que nos permite elaborar juicios de valor. Pues cuando estamos enamorados hacemos cosas que en nuestro sano juicio nunca hubiéramos hecho». Finalmente, el programa de enamoramiento muere, y algunos hombres «arrancan» el programa de amor verdadero o apego.
  • Amor verdadero: Este proceso es muy complejo y se construye poco a poco porque involucra neurotransmisores y mapas mentales. Implica la actuación de las hormonas oxitocina (sobre todo en las mujeres) y vasopresina (sobre todo en hombres), pero este programa se desarrolla a largo plazo, ni si quiera se puede sentir ese apego en un año.

La Dra Montemayor, indicó que «Estos tres son programas cerebrales muy primitivos, pero no estamos sólo sujetos a ellos, está la capacidad de discernir y tomar decisiones. Por ejemplo, aunque no tenemos un programa cerebral para mantener el matrimonio tenemos que desarrollar estrategias para poder manejar qué haces si te vuelves a enamorar y ya tienes pareja: ¿qué tanto te conviene seguir un nuevo programa de enamoramiento o ponerle suspensión? Porque a la gente no le gusta que su pareja tenga otra pareja al mismo tiempo. Nos gusta la vida en pareja».

(Fuente: sumedico.com y tipsfemeninos.com )


Fuentes:

Hormones in speed-dating: The role of testosterone and cortisol in attraction, Leandervan der Meij, Andrew Demetriou, MarinaTuli, Ileana Méndez, PeterDekker, TilaPronk.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.