Síndrome MOSH o hipogonadismo secundario con obesidad

sindrome mosh o hipogonadismo secundario con obesidad

Hipogonadismo secundario con obesidad o Síndrome de Mosh

Así como podemos decir que la obesidad es la epidemia del siglo XXI, podríamos hablar de otra epidemia ligada a ésta, menos conocida porque tabúes sociales impiden que se hable de ella abiertamente, es el caso del hipogonadismo masculino.

Podemos afirmar que el hipogonadismo y la obesidad están ligados porque la obesidad provoca resistencia a la insulina y la mayor producción de estrógenos. En el estudio Baltimore, publicado por Mulligan hace 10 años, se revelaba que alrededor del 39% de la población masculina de 45 años o más, sufría hipogonadismo, y solamente un 5%, son tratados.

¿Qué podemos hacer con un varón que presenta los siguientes síntomas: decaimiento, falta de libido, disfunción eréctil, pérdida de masa muscular, osteoporosis, aumento de la masa grasa visceral, falta de energía vital, pérdida de memoria dificultad de concentración, desorientación, resistencia a la insulina, etc?

En primer lugar, hay que realizar un perfil analítico para ver los parámetros sanguíneos, y en caso de que se cumplan alguna de estas condiciones:

  • Que la testosterona total sea < 230 ng/dl
  • Que la testosterona libre sea < 8 ng/dl

Prescribiríamos un tratamiento de 3 meses con una testosterona de acción prolongada. Pasado este plazo, se realizarán nuevos análisis para ver si la situación ha revertido y se ha normalizado, dependiendo de cada paciente, puede ser necesario repetir el tratamiento. Es importante tener en cuenta si se desea preservar la fertilidad, en cuyo caso la medicación cambia.

MOSH es un acrónimo del inglés (obesidad masculina asociada a hipogonadismo secundario): es el hipogonadismo secundario masculino relacionado con la obesidad, en un intento de facilitar la comprensión del hipogonadismo causado por la obesidad.

El concepto de MOSH es útil, porque atribuye a la obesidad su importancia real como origen de problemas en el varón como: disminución de la fuerza física, la energía, el control emocional, la libido y la potencia sexual.

Con el aumento de la seguridad en el tratamiento del hipogonadismo masculino, las investigaciones muestran que ayuda a estos pacientes a perder peso y mejorar su perfil metabólico. Según investigaciones recientes, la terapia de reemplazo de testosterona, se asoció con la pérdida de peso, disminución de la cintura y mejor control de la glucemia.

De acuerdo con los criterios expuesto por Aftab, Kumar, y Barber (2013), el diágnostico de MOSH se puede realizar cuando se dan los siguientes factores:

  • Los hombres con IMC mayor o igual a 30 kg / m2
  • La presencia de síntomas de posible hipogonadismo como: empeoramiento en el rendimiento sexual, física o mental, pérdida de atributos masculinos físicos, problemas de sueño, cambios en la glucosa en sangre, sofocos, baja densidad mineral ósea, aumento de la grasa visceral…
  • Las pruebas de laboratorio que indican cambios (testosterona total o testosterona libre)
  • Las cifras de FSH y LH normal o baja sin un marco de hipopituitarismo avanzado

 

Conclusiones del Doctor: Hay una estrecha relación entre la obesidad (y todo el estilo de vida sedentario que la mayoría de nosotros llevamos) y una reducción patológica en los niveles de testosterona; el concepto MOSH será útil para impulsar el diagnóstico de estos cambios hormonales en los hombres que están en riesgo, y aún así no fueron investigados; que el tratamiento con reemplazo de testosterona puede venir a ayudar a los pacientes obesos con hipogonadismo para mejorar su metabolismo, calidad de vida. A pesar de ser un tema muy prometedor, quiero dejar en claro que no hay magia y no hay ninguna declaración universal de mejoría, sin un esfuerzo personal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*