El poder de la testosterona en los hombres

el poder de la testosterona

El poder que ejerce la testosterona en los hombres resulta tan importante como el que ejercen los estrógenos en las mujeres. Por desgracia, a partir de cierta edad, esta hormona comienza a escasear. Su déficit influye negativamente en los hombres. Y así, el ciclo hormonal masculino cambia.

La entrada en la madurez, trae consigo para los hombres una serie de consecuencias para con su vida sexual. Algunas de ellas, poco deseables. Por ejemplo: a la disminución de la fuerza o masa muscular, hay que añadirle un descenso notable en la libido y en la calidad de su desempeño sexual.

Todo esto son consecuencias directas del descenso del nivel de testosterona libre en sangre. La testosterona es la hormona masculina por excelencia, responsable entre otras cosas de la vida sexual plena y satisfactoria del hombre.

Cumplir los 40 simboliza el inicio de una nueva etapa en la que los cambios fisiológicos afectan a la calidad de vida y al estado de ánimo de la persona.

La testosterona en los hombres en la mediana edad

A partir de los 30-40 años de edad, además de encontrarnos con las primera arrugas, se producen en nuestros cuerpos una serie de cambios hormonales. En las mujeres disminuyen los estrógenos y en los hombres descienden los niveles de testosterona.

Durante esta etapa es común que disminuya el deseo sexual, que se pierda cierta cantidad de energía vital y esto, a su vez, afecte al estado anímico.

¿Cómo sé que debo aumentar mi testosterona?

Una clara señal de que tu nivel de testosterona está bajando, es la deprecación de tu deseo sexual y la calidad de las erecciones. Es probable que sí que puedas tener una erección pero no con la suficiente firmeza para consumar un acto sexual satisfactorio. Cuánto mayor sea la pérdida de testosterona progresiva, más probable será que se llegue a la disfunción eréctil o impotencia. Esto, sin duda, conlleva a una importante pérdida de calidad en tu vida sexual y la de tu pareja.

¿Cuáles son los síntomas?

La bajada de testosterona también es sinónimo de cansancio más frecuente, mal humor, depresión, aumento de grasa, pérdida de músculo, etc. El problema radica en que en muchas ocasiones, estos síntomas se confunden con los síntomas de otros problemas de salud, como depresión, diabetes, o simplemente estrés… Y se tarda demasiado en acudir al especialista debido.

El estilo de vida también tiene una ligera influencia en la velocidad a la que el cuerpo deja de producir testosterona. Es decir, los expertos recomiendan estar en un peso saludable, no vivir sometido a mucho estrés continuo, consumir alimentos ricos en zinc, realizar ejercicio físico regularmente, etc.

Antes de proceder a aumentar tu testosterona para devolverla a sus valores normales, hay que realizar siempre un examen médico y su correspondiente analítica, una vez que el especialista tiene los resultados, puede prescribirte, si procede, la terapia de reemplazo. Se trata de inyecciones periódicas intramusculares de testosterona bioidéntica hasta regular tu nivel.

¿Cómo reponer los niveles hormonales?

Para combatir esta situación, muchos hombres, previa visita a médico especialista se someten a una terapia conocida como TRT. Este tratamiento busca incrementar sus niveles hormonales hasta que se normalicen. Dichas terapias son comúnmente utilizadas para mejorar la calidad de vida, las relaciones sexuales y vitalidad de pacientes con hipogonadismo.

Además, estas terapias ayudan a reforzar los huesos, la masa muscular, y previenen enfermedades coronarias.

En EEUU,  estas terapias son tan comunes que es frecuente ver en la televisión a hombres maduros con un estado físico muy superior al esperado a su edad.

La TRT en Estados Unidos

El número de recetas prescritas se triplicaron desde el año 2001 en este país. Además, se calcula que un 3% de los varones mayores de 40 años reciben estos tratamientos. Esto supone, nada más y nada menos, que casi 2 millones de hombres en EEUU están recibiendo tratamiento de reemplazo. Por su parte, en Reino Unido, las prescripciones de terapias de reemplazo se multiplicaron por 2 durante el mismo periodo de tiempo.

Un claro ejemplo de ello es Jeffry Life, un famoso médico que a sus 78 años luce un cuerpo admirable gracias a estas terapias de reemplazo hormonal y un estilo de vida saludable.

¿Para quién son estas terapias?

Por lo general, los médicos prescriben este tipo de terapias únicamente a pacientes que sufren de hipogonadismo. Esta es una enfermedad que impide que los hombres produzcan de forma natural suficiente testosterona.

El doctor Armando Dávila, urólogo especializado, defiende que las terapias de reemplazo ofrecen muchos beneficios para los hombres mayores de 60 años con hipogonadismo que quieren mejorar su salud sexual y sentirse vigorosos.

«Entre los 40 y 60 deben hacerse exámenes para comprobar sus niveles de testosterona y de ser muy bajos aplicar el tratamiento. Se usa mucho actualmente.«

Beneficios de las terapias de reemplazo

Recientemente se publicó un estudio en la revista New England Journal of Medicine, que demostraba que los hombres mayores de 65 años que había recibido estos tratamientos de reemplazo, habían experimentado mejoras en su funcionamiento sexual, mejorando su actividad, satisfacción y libido.

El coautor del estudio y profesor de medicina del Centro Médico de la Universidad de Washington en Seattle (EEUU), el endocrinólogo Bradley Anawalt, afirma:

«El mayor impacto se presenta en lo bien que se sienten. Muchos no solo reportaron una mejoría en su vida sexual sino también una sensación de mayor energía y vitalidad.»

¿Por qué se deben controlar los niveles de testosterona en el hombre?

La necesidad de controlar el nivel de testosterona en el hombre surge de la importancia de esta hormona en el desempeño del día a día de los hombres. La testosterona es la responsable de aportarle al hombre la energía vital, fuerza muscular y salud sexual que todo hombre necesita para su bienestar. Además, sin menospreciar su relevancia en enfermedades como la diabetes o problemas cardiovasculares. Entre los 35 y 40 años el nivel de testosterona en sangre de los hombres comienza a disminuir paulatinamente, y comienzan un proceso similar en efectos a la menopausia femenina:

  • Fatiga y cansancio
  • Pérdida de agilidad mental
  • Desánimo, insomnio
  • Pérdida de masa muscular
  • Baja libido, trastornos de salud sexual
  • Desequilibrio en el estado de ánimo

Entre las diferencias más importantes con las mujeres, es que en los hombres el proceso no ocurre de la noche a la mañana y además, existen tratamientos para “detenerlo”.

¿En qué consiste la terapia de reemplazo?

Es cierto que las terapias de reemplazo no eliminan el problema (es decir, nuestro cuerpo no va a volver a producir la misma testosterona por sí mismo que cuando era joven), pero sí consiguen devolver al hombre sus valores normales durante un largo periodo de tiempo.

Los tratamientos de reemplazo, sean del tipo que sean, siempre deben estar supervisados por un médico, él será quien determine tu nivel actual de testosterona a través de una analítica sanguínea, y te prescribirá si procede un tratamiento acorde a tus necesidades.

Para más información, visita esta página.