¿Qué pasa en los hombres a partir de los 40?

que les pasa a los hombres a partir de los 40

Los niveles de testosterona ascienden desde que un hombre nace hasta la adolescencia, época en la que llega a su punto álgido y se mantiene así hasta los primeros años de la época adulta.

A partir de los 30 años de edad, la testosterona comienza a descender lentamente, a razón de un 1% al año.

Esto es lo que se conoce como andropausia.

La andropausia consiste en un proceso de disminución del nivel de testosterona en sangre que experimentan todos los hombres a partir de (más o menos) los 40 años.

Como seguramente ya sepas, la testosterona es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo, especialmente en nosotros los hombres.

Aunque la información sobre este proceso no está tan extendida como lo está en el caso de la menopausia de las mujeres, se sabe que este síndrome, también conocido como climaterio masculino, a grandes rasgos se caracteriza por:

  • Cambios emocionales y de carácter
  • Fatiga, depresión y/o insomnio
  • Incremento de la grasa visceral
  • Disminución del deseo sexual, pérdida de libido
  • Mala calidad de las erecciones y/o flacidez
  • Deterioro óseo
  • Pérdida de masa muscular
  • Ansiedad
  • Dolores musculares
  • Sudoración excesiva, sofocos, palpitaciones, enfermedades cardiovasculares, etc.

Es necesario entender y destacar que si bien este proceso es natural, la importancia de comprobar que esta disminución de los niveles hormonales es producida por un proceso de envejecimiento natural y no por causas mayores como pueden ser una enfermedad como el hipogonadismo.

Cambios a partir de los 40

Cambios en la función sexual

Con la disminución de la producción de testosterona por parte del organismo, es posible que se produzcan episodios de disfunción eréctil o falta de libido incluso en casos en los que nunca antes había ocurrido.

En algunos casos también podríamos encontrarnos con problemas de infertilidad.

Cambios en el patrón de sueño

La falta de testosterona, normalmente, causa falta de sueño y otros trastornos.

Cambios físicos y emocionales

A partir de los 40, es usual notar cambios relacionados con las capacidades físicas. Sobre todo, de cara a la forma física: aumento de grasa corporal, dificultad para mantener y/o desarrollar masa muscular y disminución de la fuerza.

Por lo general, encontrarás que a partir de los 40, tienes menos energía y esto podría repercutir también en tu estado anímico.

Además, unos niveles deficitarios de testosterona suelen favorecer los estados de abatimiento y tristeza, que pueden socavar tu confianza y motivación.

Cambios hormonales

El hipogonadismo es una enfermedad en la que el organismo no es capaz de producir testosterona suficiente por sí mismo.

La mayoría de los hombres que lo padecen, sufren una disminución paulatina de un número relevante de funciones fisiológicas, por lo que necesitan mucho más gasto de energía para realizar las mismas cosas que hacían con 30 años.

Ante la manifestación de cualquiera de los síntomas mencionados, es importante que el hombre acuda a un médico especialista para llevar un control de su deficiencia hormonal (hipogonadismo), ya que se le podrá administrar (siempre bajo supervisión médica) una terapia de reemplazo hormonal para paliar estos síntomas.

Los expertos coinciden en la importancia de tratar este déficit de testosterona para evitar sus consecuencias, que pueden derivar en enfermedades crónicas.

Aunque lo más habitual es que esta bajada del nivel de testosterona comience a partir de los 40 y vaya disminuyendo de forma progresiva, hay diversos factores que influyen en la caída de sus niveles de forma mucho más abrupta:

    • Diabetes
    • Enfermedades cardiovasculares
    • Obesidad
    • Alcohol, tabaco y drogas
    • Estrés físico y psicológico
    • Herencia genética
    • Obesidad

Muchas veces sus síntomas se diagnostican equivocadamente por el rechazo psicológico que experimentan los hombres a asumir que tienen un problema hormonal y acudir a consulta médica.

Hay que destacar que, para diagnosticar este problema de déficit de testosterona, basta con un análisis de sangre.

Por lo general, los tratamientos mejorarán la calidad de vida del paciente, así como la actitud del mismo, su agilidad física y mental, mejorará su masa muscular, e incrementará su apetito y respuesta sexual.

Tenemos que ser conscientes de que la andropausia es un proceso natural e irreversible, no tiene cura, pero sí podemos evitar su aceleración o disminuir sus síntomas. Entre los cuales, se encuentran algunos tan molestos como los de índole sexual.


Envejecer es natural, pero sentirse viejo es opcional.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *