¿Qué pasa en los hombres a partir de los 40?

Los niveles de testosterona ascienden desde que un hombre nace hasta la adolescencia, época en la que llega a su punto álgido y se mantiene así hasta los primeros años de la época adulta.

Se ha estimado que a partir de los 30 años de edad, la testosterona comienza a descender lentamente, a razón de un 2% al año, y puede llegar a niveles tan bajos que pueden deteriorar la calidad de vida. Un proceso conocido en general como andropausia.

Actualmente, la llamada andropausia no es sino el nombre que se le ha dado por años al déficit hormonal masculino, ésta consiste en un proceso de disminución del nivel de testosterona en sangre,

por debajo de los requerimientos mínimos para todos los procesos fisiológicos liderados por la hormona masculina, que experimentan todos los hombres, el cual es más evidente, a partir de (más o menos) los 40 años.

Es por eso que la andropausia afecta de forma notable a la calidad de vida del individuo, en relación a la caída hormonal drástica, así, médicamente es indistinguible el término y al hablar de andropausia, hablamos de hipogonadismo. Esto es importante, porque la mayoría de los hombres con hipogonadismo, no son diagnosticados, por concebir como “normal” el concepto de andropausia, teniendo a su disposición recursos tan importantes como una Terapia de Reemplazo de Testosterona (TRT). 

Como seguramente ya sepas, la testosterona es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo, especialmente en nosotros los hombres.

Aunque la información sobre este proceso no está tan extendida como lo está en el caso de la menopausia de las mujeres, se sabe que este síndrome, también conocido como climaterio masculino, a grandes rasgos se caracteriza por:

  • Cambios emocionales y de carácter
  • Fatiga, depresión y/o insomnio
  • Incremento de la grasa visceral
  • Disminución del deseo sexual, pérdida de libido
  • Mala calidad de las erecciones y/o flacidez
  • Deterioro óseo
  • Pérdida de masa muscular
  • Ansiedad
  • Dolores musculares
  • Sudoración excesiva, sofocos, palpitaciones, enfermedades cardiovasculares, etc.

Es necesario entender y destacar que si bien este proceso hace parte de la involución natural del hombre, la importancia de comprobar que esta disminución de los niveles hormonales, es que no tienes porque aceptar y resignarte a padecer los síntomas del hipogonadismo hay una solución y la tenemos aquí en Clinicas Dr T.

 

Cambios a partir de los 40

Cambios en la función sexual

Con la disminución de la producción de testosterona por parte del organismo, es posible que se produzcan episodios de disfunción eréctil o falta de libido incluso en hombres en los que nunca antes les había ocurrido. 

En algunos casos también podríamos encontrarnos con problemas de infertilidad. Las cifras de Disfunción Eréctil aumentan notoriamente después de los 40 años, y tienen relación estrecha con los niveles de hormonales, pues la función eréctil depende fisiológicamente de la testosterona, lo que indica que se requieren de valores óptimos para una óptima vida sexual masculina. 

Entre los cambios o consecuencias de los bajos niveles de testosterona, más frecuentemente encontrados después de los 40 años, podemos detectar, en primer lugar, para que puedas identificar síntomas tempranos, disminución o pérdida del número de erecciones nocturnas o espontáneas, y progresivamente aparecen:

  • Disminución o pérdida de la libido o deseo sexual
  • Disminución o pérdida  del número y calidad de las erecciones
  • Disminución o pérdida  del volumen o cantidad de la eyaculación
  • Disminución o pérdida de la calidad del orgasmo

Si sospechas tener un déficit de testosterona, aquí te dejamos un test de testosterona online que podrás realizarlo en menos de 5′ y de forma totalmente gratuita.

Cambios en el patrón de sueño

La falta de testosterona, normalmente, causa falta de sueño y otros trastornos.

Con respecto al sueño es importante entender que en el transcurso de las 24 horas del día, hay unos horarios especiales para la secreción de cada tipo de sustancias bioquímicas en nuestro organismo, es así como durante la noche hay un aumento de la secreción de testosterona a nivel testicular, justo al momento en que inicia el periodo de sueño, y para que este valor se mantenga elevado durante la noche (y así tengamos los niveles requeridos para funcionar adecuadamente durante el día), es necesario profundizar rápidamente el sueño, en términos técnicos alcanzar rápidamente la fase REM (Rapid Eye Movement), por lo que un sueño superficial va a afectar negativamente la secreción de testosterona, y esto a su vez lleva a un loop o circuito vicioso de insomnio – baja testosterona – fatiga – no reparación – insomnio – baja testosterona.

Cambios físicos y emocionales

A partir de los 40, es usual notar cambios relacionados con las capacidades físicas. Sobre todo, de cara a la forma física: aumento de grasa corporal, dificultad para mantener y/o desarrollar masa muscular y disminución de la fuerza.

Por lo general, encontrarás que a partir de los 40, tienes menos energía y esto podría repercutir también en tu estado anímico.

Además, unos niveles deficitarios de testosterona suelen favorecer los estados de abatimiento y tristeza, que pueden socavar tu confianza y motivación.

Las vías neurológicas encargadas de la secreción de serotonina, el mencionado neurotransmisor de la felicidad, tienen directa influencia por la testosterona, por lo que las sociedades de psiquiatría recomiendan en pacientes con depresión suplementar testosterona en caso de niveles bajos asociados. 

Esto quiere decir que si a tus 40 años presentas síntomas como ansiedad, estados de ánimo bajos o tristeza, pérdida del disfrute de lo que antes te generaba placer(anhedonia), es importante que tengas una evaluación con analíticas de tu estado hormonal y puedas recobrar un estado de ánimo saludable.

Cambios hormonales y de líbido

El hipogonadismo es una enfermedad en la que el organismo no es capaz de producir testosterona suficiente por sí mismo.

La mayoría de los hombres que lo padecen, sufren una disminución paulatina de un número relevante de funciones fisiológicas, por lo que necesitan mucho más gasto de energía para realizar las mismas cosas que hacían con 30 años.

Ante la manifestación de cualquiera de los síntomas mencionados, es importante que el hombre acuda a un médico especialista para llevar un control de su deficiencia hormonal (hipogonadismo), ya que se le podrá administrar (siempre bajo supervisión médica) una terapia de reemplazo hormonal para paliar estos síntomas.

Los expertos coinciden en la importancia de tratar este déficit de testosterona para evitar sus consecuencias, que pueden derivar en enfermedades crónicas.

Aunque lo más habitual es que esta bajada del nivel de testosterona comience a partir de los 40 y vaya disminuyendo de forma progresiva, hay diversos factores que influyen en la caída de sus niveles de forma mucho más abrupta:

Muchas veces sus síntomas se diagnostican equivocadamente por el rechazo psicológico que experimentan los hombres a asumir que tienen un problema hormonal y acudir a consulta médica.

Hay que destacar que, para diagnosticar este problema de déficit de testosterona, basta con un análisis de sangre.

Por lo general, los tratamientos mejorarán la calidad de vida del paciente, así como la actitud del mismo, su agilidad física y mental, mejorará su masa muscular, e incrementará su apetito y respuesta sexual.

Tenemos que ser conscientes de que la andropausia es un proceso natural e irreversible, no tiene cura, pero sí podemos evitar su aceleración o disminuir sus síntomas. Entre los cuales, se encuentran algunos tan molestos como los de índole sexual.

¿Cómo cuidarse a los 40?

  1. Mantente activo físicamente: Realizar actividad física con regularidad también puede ayudarte a mantener la densidad ósea y la masa muscular, reduciendo el riesgo de osteoporosis y sarcopenia. Además, el ejercicio puede mejorar la calidad del sueño y potenciar tu sistema inmunológico.
  2. Come una dieta saludable: Una dieta equilibrada también puede contribuir a mantener niveles adecuados de colesterol y presión arterial. Intenta comer comidas caseras con más frecuencia y planifica tus comidas para evitar tentaciones poco saludables.
  3. Duerme lo suficiente: Una rutina de sueño regular puede ser clave para mantener altos niveles de energía y claridad mental. Considera crear un ambiente propicio para el sueño, como reducir la luz y el ruido, y mantener una temperatura agradable en tu habitación.
  4. Haga chequeos médicos regulares: Estos chequeos también son una oportunidad para hablar sobre cualquier preocupación de salud o síntomas inusuales que puedas tener. No olvides mencionar cualquier antecedente médico familiar que pueda ser relevante para tu médico.
  5. Mantente hidratado: La hidratación adecuada también ayuda a mantener la elasticidad de la piel y a promover una digestión saludable. Lleva siempre contigo una botella de agua para recordarte beber con frecuencia a lo largo del día.
  6. Mantente mentalmente activo: Participar en actividades que desafíen tu mente puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y mantener tu memoria aguda. Prueba aprender una nueva habilidad o participar en debates y discusiones para mantener tu cerebro comprometido.
  7. Tómate tiempo para relajarse y reducir el estrés: Tomarte un tiempo para ti también puede mejorar tu productividad y creatividad a largo plazo. Considera actividades como el senderismo, la jardinería o la escritura, que te permitan desconectar y recargar energías.
  8. Mantente socialmente activo: Mantener conexiones sociales fuertes puede contribuir a una vida más feliz y longeva. Participar en eventos comunitarios o unirse a clubes y grupos de interés también puede ofrecerte nuevas oportunidades para conocer gente y compartir experiencias.
  9. Haz ejercicio su cerebro: El entrenamiento cerebral no solo te mantiene mentalmente agudo, sino que también puede ser divertido y gratificante. Considera la posibilidad de inscribirte en cursos en línea o de participar en juegos de mesa con amigos para ejercitar tu cerebro mientras te diviertes.
  10. Cuida tu salud mental: No dudes en hablar con un profesional si te sientes abrumado, ansioso o deprimido. Mantener una red de apoyo emocional también puede ser útil para compartir tus pensamientos y sentimientos con personas en las que confíes.
  11. Cuida los niveles de testosterona: la testosterona juega un papel fundamental, ya que se trata de una molécula hidrofóbica, que se adhiere a la grasa del cuerpo y ayuda a la construcción del músculo. La testosterona también influye en la regulación de la insulina, ayudando así a prevenir la diabetes. El problema viene cuando a partir de los 40 comienza los niveles de testosterona comienzan a descender progresivamente, síntoma que va asociado a una pérdida de masa muscular evidente y a la ralentización del metabolismo.
  12. Gestión del Peso: A medida que el metabolismo se ralentiza con la edad, el riesgo de aumentar de peso es mayor. Mantén un control regular sobre tu peso y ajusta tu dieta y rutina de ejercicios según sea necesario para mantener un peso saludable.
  13. Mantén una Postura Correcta: La postura puede afectar tu salud física a largo plazo. Trata de mantener una postura adecuada, especialmente si pasas mucho tiempo sentado. Haz ejercicios para fortalecer tu núcleo y estira regularmente para mejorar tu flexibilidad.
  14. Cuida tu Salud Cardiovascular: A medida que envejecemos, el riesgo de enfermedades cardiovasculares aumenta. Haz ejercicios cardiovasculares regularmente, come alimentos bajos en grasas saturadas y trans, y considera incorporar actividades que mejoren tu resistencia y salud del corazón.
  15. Protege tu Piel: La piel puede volverse más sensible y propensa a daños con la edad. Usa protector solar diariamente, hidrata tu piel y evita la exposición excesiva al sol. Además, considera hacer chequeos dermatológicos para detectar posibles problemas a tiempo.
  16. Controla tu Salud Ósea: El riesgo de osteoporosis y otras afecciones óseas aumenta con la edad. Asegúrate de obtener suficiente calcio y vitamina D, y considera ejercicios con pesas o de resistencia para fortalecer tus huesos.
  17. Mantén una Vida Sexual Saludable: A los 40, el deseo y la función sexual pueden cambiar. Habla abiertamente con tu pareja sobre tus necesidades y deseos, y no dudes en consultar a un especialista si tienes preocupaciones sobre tu salud sexual.
  18. Desarrolla una Rutina de Cuidado Personal: Desarrollar una rutina de cuidado personal puede ser esencial para tu bienestar general. Esto incluye actividades como la meditación, el journaling, los masajes o incluso pequeños placeres como tomar un baño relajante muscular para la erección. La consistencia en el autocuidado puede ayudar a mantener un equilibrio emocional y físico.
  19. Desarrolla Hábitos de Desconexión Tecnológica: Con la creciente dependencia de la tecnología, es importante tener momentos de desconexión para reducir el estrés y mejorar el bienestar mental. Establece límites para el uso de dispositivos electrónicos, especialmente antes de dormir, y dedica tiempo a actividades que no requieran pantallas, como caminar al aire libre, leer un libro o pasar tiempo con la familia y amigos.
  20. Fomenta la Resiliencia y el Crecimiento Personal: A lo largo de la vida, te enfrentarás a desafíos y cambios. Fomentar la resiliencia te ayudará a superar estos obstáculos con una actitud positiva. Invierte en tu crecimiento personal mediante la lectura de libros inspiradores, la participación en talleres de desarrollo personal o el establecimiento de metas para aprender nuevas habilidades. También, rodéate de personas que te apoyen y te inspiren a ser la mejor versión de ti mismo.

Además, la testosterona, influye en numerosos procesos del cuerpo masculino, como: la capacidad de descansar y dormir bien, el rendimiento mental diario, el vello corporal y facial, la voz, la función sexual y libido, la fuerza, masa osea, etc.

Por eso es realmente importante mantener un nivel óptimo de testosterona. Para saber cuál es tu nivel actual, y cuál es tu nivel óptimo, hay que realizar una completa analítica donde se estudian numerosos parámetros, y en función de los resultados, prescribirte si procede, un tratamiento acorde. Pero si quieres hacerte una idea de tus niveles antes e acudir a una consulta médica, te invitamos a realizar este sencillo test de testosterona online que te devolverá los resultados en pantalla en menos de 5 minutos.


La terapia de reemplazo y la testosterona en la función sexual

OBJETIVO DEL ESTUDIO Y EVIDENCIAS MÉDICAS

El objetivo de este estudio, publicado por la prestigiosa European Urology, es el de realizar un metaanálisis de todos los datos disponibles para evaluar el efecto del tratamiento hormonal en la función sexual masculina. Para ello, los investigadores se han servido del Índice Internacional de Disfunción Eréctil (IIEF; International Index of Erectile Function) como resultado primario.

Durante el estudio, se realizó una extensa búsqueda en bases de datos de estudios médicos (Medline, Embase y Cochrane). Esta incluyó todos los ensayos clínicos aleatorizados controlados con placebo en los que se comparó el efecto del tratamiento de los niveles de la testosterona en la función sexual.

Durante la investigación, se pudo certificar que el tratamiento de reemplazo mejora significativamente la disfunción eréctil. Así mismo, también mejoró otros aspectos de la función sexual, en hombres con deficiencia de testosterona.

EL VALOR DE LA TERAPIA DE REEMPLAZO HORMONAL

El hecho de que los síntomas de deficiencia de testosterona en la edad adulta, también denominados hipogonadismo de inicio tardío, a menudo se superpongan con las características del proceso de envejecimiento, subyace a la reciente controversia sobre el valor de la terapia de reemplazo hormonal.

En el caso de la deficiencia de testosterona, existe un consenso uniforme entre las sociedades médicas profesionales de que el diagnóstico requiere una combinación de síntomas junto con bajas concentraciones séricas de la hormona T, o lo que es lo mismo; únicamente la reducción de la testosterona circulante no es suficiente para diagnosticar la condición. Los síntomas de la deficiencia de T incluyen problemas psicológicos, físicos y sexuales.

DEFICIENCIA DE TESTOSTERONA

=

BAJA TESTOSTERONA LIBRE

+

SINTOMAS PSICOLÓGICOS, FÍSICOS Y SEXUALES

Síntomas sexuales en el envejecimiento

Recientemente, incluso la asociación entre la deficiencia de testosterona y los síntomas sexuales ha sido cuestionada. Se ha llegado a especular que esta deficiencia podría derivarse de observaciones transversales, siendo concebible que la inactividad sexual impulse una función testicular reducida, y no al revés.

Sin embargo, un análisis longitudinal de la cohorte del estudio europeo sobre envejecimiento, mostró que la presencia de síntomas sexuales al inicio del estudio no se asocia con un alto grado incipiente, mientras que un alto grado incipiente en el seguimiento se asocia con el desarrollo de síntomas sexuales.

SUPOSICIÓN ERRÓNEA:

 

BAJA ACTIVIDAD SEXUAL

=

FUNCIÓN TESTICULAR REDUCIDA

COMPROBACIÓN DEL ESTUDIO:

 

ALTO GRADO DE DEFICIENCIA DE TESTOSTERONA

=

DESARROLLO DE SÍNTOMAS SEXUALES

(falta de deseo, erecciones débiles, impotencia…)

Una oportunidad para resolver el dilema

El criterio ex-juvantibus (un diagnóstico que, aún siendo poco probable, se confirmaba por la buena respuesta de la patología al tratamiento instaurado) ofrece una oportunidad para resolver el dilema. Si la deficiencia de T está causando síntomas sexuales, estos síntomas de baja testosterona deberían mejorarse con la terapia con T. Ya se demostró en un metanálisis publicado con anterioridad, que el tratamiento hormonal de reemplazo es superior al placebo para mejorar todos los aspectos de la función sexual.

 

El efecto del tratamiento de reemplazo hormonal sobre la libido

Los datos sobre el efecto de la terapia de reemplazo en la libido, la satisfacción sexual y los dominios de satisfacción sexual general se midieron sobre 1269 individuos en total. En general, el tratamiento resultó en una mejora de los dominios de deseo IIEF, coito y satisfacción sexual general.

TERAPIA DE REEMPLAZO HORMONAL EN 1269 INDIVIDUOS

=

MEJORA EN COITO Y SATISFACCIÓN SEXUAL EN GENERAL

Los datos sobre el efecto de TTh sobre el dominio IIEF-orgásmico fue medido sobre 1300 individuos. En este grupo, el tratamiento de reemplazo también determinó una mejora significativa con respecto al placebo cuando se aplicaron modelos fijos o aleatorios.

testosterona en la función sexual

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO

En resumen, el tratamiento de los niveles hormonales en déficit, produce una mejora significativa en la función eréctil y otros parámetros sexuales medidos por IIEF en hombres con hipogonadismo.

Estos resultados argumentan que la disfunción sexual debe considerarse una manifestación distintiva de la deficiencia de Testosterona, ya que estos síntomas pueden mejorarse significativamente mediante la normalización del suero T.

Además, estos resultados sugieren que el tratamiento hormonal debe considerarse un tratamiento más que razonable para hombres hipogonadales con grados leves de disfunción eréctil (*).

*Este tratamiento puede ser todo lo que se requiere para hombres hipogonadales con disfunción eréctil más leve; sin embargo, tratamientos adicionales pueden ser necesarios en casos más severos.


FUENTE DEL ESTUDIO: http://www.europeanurology.com/article/S0302-2838%2817%2930253-1/fulltext#.Wgwk5jVMUGQ


Envejecer es natural, pero sentirse viejo es opcional.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER


9 Comentarios

  1. Victor Mora

    Excelente informa y muy acertada tengo 42 años y la verdad estoy experimentado todos los síntomas

    Responder
  2. Yonatan

    Yo tengo 42 años y estoy lo.mismo no llego a ponerse y me.cuesta mucho

    Responder
    • Clínicas Doctor T.

      Gracias por tu comentario. Si eres tan amable rellena este formulario para poder atender a tu consulta mejor y poder ayudarte. Gracias

      Responder
  3. Antonio García

    Keria saber una cosa tengo 44años i aveces cuando Estoi aciendo el amor o tocándonos de repente estáui dura i al momento sekeda flácida me podía decir si es normal por ke esto nunca me a pasado

    Responder
    • Clínicas Doctor T.

      Muchas gracias por tu comentario. Si eres tan amable, rellena este formulario para poder atender mejor tu consulta y poder ayudarte. Gracias.

      Responder
  4. Rogelio teni

    Excelente información tengo 43 años y tengo todo los síntomas. Gracias por darnos a entender nuestros problemas y así buscar ayuda.

    Responder
    • Clínicas Doctor T.

      Muchas gracias por tu comentario. Si eres tan amable, rellena este formulario para poder atender mejor tu consulta y poder ayudarte. Gracias.

      Responder
  5. Rodolfo

    Tengo 47 y la dureza ya no es la misma
    Se me pone gomosa
    Pero asumo que es normal no se puede tener la dureza de los 18

    Responder
    • Clínicas Doctor T.

      Muchas gracias por tu comentario. Si eres tan amable, rellena este formulario para poder atender mejor tu consulta y poder ayudarte. Gracias.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *