Psicología Sexual: Qué es y Problemas que trata

hombre joven y mujer sentados juntos y tomados de la mano

La psicología sexual es una rama de la psicología que estudia los aspectos psicológicos de la sexualidad humana. Está claramente basada en la evidencia científica y en las teorías psicológicas para comprender y explicar la diversidad y la complejidad de la sexualidad humana, así como para ayudar a las personas a resolver los problemas que puedan tener en este ámbito. A lo largo del siguiente post queremos acercarte este tema que es vital para todos como individuos y para la sociedad actual. Te explicaremos que es exactamente la psicología sexual, que trata, cómo beneficia a las personas y mucho más. 

¿Qué es la psicología sexual?

pareja en el psicólogo por salud sexual

La psicología sexual, como hemos dicho en la introducción, es una rama de la psicología que se ocupa del estudio del comportamiento sexual humano. Se centra en comprender cómo los factores psicológicos, como las emociones, los pensamientos y las experiencias, influyen en el desarrollo, la expresión y el disfrute de la sexualidad. Esta rama abarca un amplio rango de temas, incluyendo:

  • El desarrollo sexual, desde la infancia hasta la vejez.
  • La identidad y la orientación sexual.
  • El deseo y la excitación sexual así como el orgasmo.
  • Las relaciones sexuales y la intimidad.
  • Los problemas sexuales, como la disfunción.

Beneficios de la psicología sexual

La psicología sexual es un campo de estudio crucial que va más allá de la simple exploración de las conductas sexuales. Sus beneficios se extienden a diversos aspectos de la vida, contribuyendo al bienestar emocional, mental y relacional de las personas. Algunos de ellos son:

Mejora de la autoestima y la imagen corporal

La psicología sexual trabaja en estrecha colaboración con la autoimagen y la autoestima. Ayuda a las personas a comprender y aceptar su cuerpo, superar inseguridades y abrazar una actitud positiva hacia su sexualidad. La aceptación personal y la confianza en uno mismo son esenciales para experimentar una vida sexual satisfactoria.

Fomento de relaciones saludables

Entender las complejidades de la sexualidad contribuye al establecimiento de relaciones más saludables. Esta rama de la psicología aborda la comunicación abierta sobre deseos, límites y expectativas, fortaleciendo así la conexión emocional y física entre las parejas. 

Superación de disfunciones sexuales

Desempeña un papel fundamental en el abordaje y la superación de disfunciones sexuales, como la anorgasmia o la falta de deseo. Al comprender las causas psicológicas detrás de estas dificultades, los profesionales pueden ofrecer intervenciones personalizadas que promueven la salud sexual y la satisfacción.

Manejo del estrés y la ansiedad

La vida moderna a menudo trae consigo altos niveles de estrés y ansiedad, que logran afectar negativamente nuestra respuesta sexual. La psicología sexual proporciona herramientas para manejarlo, promoviendo un ambiente emocionalmente seguro que facilite una experiencia sexual más placentera.

Aprende todo sobre el estrés

Exploración y descubrimiento personal

Esta rama de la psicología anima a las personas a explorar su sexualidad de manera saludable y consensuada. Este proceso de autodescubrimiento no solo mejora la satisfacción sexual, sino que también contribuye a un mayor conocimiento de uno mismo y a un enriquecimiento de la vida en general.

Educación y prevención de problemas sexuales

Claramente, también desempeña un papel crucial en la educación sexual, ofreciendo información precisa y basada en evidencia. Ayuda a prevenir problemas al abordar temas como la educación sexual en la adolescencia, la planificación familiar y la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Apoyo a la diversidad

La psicología sexual reconoce y respeta la diversidad de orientaciones sexuales, identidades de género y expresiones. Proporciona un espacio seguro para que las personas exploren y comprendan sus propias identidades sexuales, promoviendo así la aceptación y la inclusión en la sociedad.

Problemas que trata 

La psicología sexual trata una amplia gama de problemas, que pueden tener un detonante o un origen psicológico. Algunos de los problemas sexuales más comunes que trata la psicología sexual son los siguientes:

Disfunciones sexuales

La psicología sexual se ocupa en profundidad de las disfunciones sexuales, que abarcan una amplia gama de trastornos que afectan la capacidad de una persona para experimentar satisfacción sexual. Esto puede incluir disfunciones eréctiles, eyaculación precoz, anorgasmia, etc.

Trastornos sexuales

Desde la perspectiva de la psicología sexual, se exploran y tratan diversos trastornos sexuales que pueden tener raíces psicológicas o emocionales. La identificación y el tratamiento de condiciones como la parafilia, la disforia de género y otros trastornos sexuales atípicos son áreas clave de intervención para los profesionales de este campo.

Problemas de relación sexual

Esta rama se involucra en la resolución de problemas relacionados con la intimidad y la conexión emocional en las relaciones sexuales. La falta de comunicación, expectativas no realistas o problemas de conexión emocional siempre contribuyen a dificultades en la esfera sexual de una pareja, y la psicología sexual trabaja para abordar y superar estos obstáculos.

Abuso sexual

En este tipo de casos la psicología sexual tiene un papel crucial para lograr llevar a cabo el tratamiento de individuos que han experimentado abuso sexual. A través de terapias especializadas, se busca ayudar a las víctimas a superar las secuelas emocionales, reconstruir la confianza y desarrollar relaciones saludables, consigo mismos y con los demás.

Problemas de autoestima

Los problemas de autoestima a menudo están entrelazados con dificultades sexuales. La psicología sexual se centra en la autoexploración y el desarrollo de una imagen positiva del propio cuerpo y la sexualidad. La mejora de la autoestima ayuda significativamente a superar barreras sexuales y fomentar una vivencia más plena y satisfactoria.

Problemas de pareja

Las dinámicas de pareja son cruciales para la salud sexual. La psicología sexual trabaja en la identificación y resolución de conflictos relacionados con la intimidad, la comunicación y la conexión emocional en las relaciones de pareja, abordando así los desafíos que suelen surgir en el ámbito sexual.

¿Qué problemas no trata? 

pareja agarrándose las manos en la cama

La psicología sexual ayuda a resolver los problemas mencionados anteriormente mediante diferentes técnicas, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia de pareja, la educación sexual, la hipnosis, etc. Sin embargo, la psicología sexual no puede tratar todos los problemas que afectan a la sexualidad, ya que algunos de ellos tienen un origen físico, un origen en el ciclo hormonal masculino o un origen médico que requiere de una intervención especializada.

Uno de estos problemas es la disfunción eréctil recurrente, si bien hay ejercicios para la disfunción eréctil psicológica, ésta generalmente está causada por un déficit de testosterona lo cual es difícil de regular. La testosterona es la hormona que regula el deseo, la erección, el orgasmo y la eyaculación. Cuando los niveles de testosterona disminuyen por debajo de un umbral, se produce el síndrome de déficit de testosterona (SDT), que se manifiesta con síntomas como:

  • Líbido baja o bajo deseo sexual
  • Dificultad o impotencia psicológica para conseguir o mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria. Te recomiendo leer el artículo: Cómo mejorar y tener buenas erecciones
  • Disminución o ausencia de orgasmos o de eyaculación.
  • Disminución de la calidad y cantidad del semen.
  • Disminución de la energía y la vitalidad.
  • Alteraciones del estado de ánimo, como depresión, ansiedad, irritabilidad o falta de confianza.
  • Deterioro de la memoria y de la capacidad cognitiva.

El déficit de testosterona es una condición médica que afecta a alrededor del 40% de los hombres mayores de 40 años, y que puede tener diversas causas, como el envejecimiento, la obesidad, el tabaquismo, el alcoholismo, el estrés, algunas enfermedades crónicas o el uso de ciertos medicamentos. El tratamiento más efectivo para el déficit de testosterona es la terapia de reemplazo hormonal, que consiste en administrar testosterona exógena para restaurar los niveles normales de esta hormona y mejorar los síntomas asociados.

La terapia de reemplazo hormonal debe ser prescrita y supervisada por un médico especialista, que evaluará el caso de cada paciente y determinará la dosis y la vía de administración más adecuadas.

Si sufres de disfunción eréctil recurrente y sospechas que puede deberse a un hipogonadismo o déficit de testosterona, te recomendamos en Clínicas Doctor T, somos especialistas en salud masculina. Nosotros te realizaremos un diagnóstico personalizado y te ofreceremos el tratamiento más adecuado para tu caso, como por ejemplo, en el caso de la testosterona baja, el tratamiento ideal es la terapia TRT. Cada atención es realizada siempre desde la empatía y la comprensión.

No dejes que la disfunción eréctil afecta a tu calidad de vida y a tu relación de pareja. 

Contacta con Clínicas Doctor T y empieza a sentirte bien.

Conclusión

La sexualidad es una parte importante de la vida humana, esta influye en la salud, el bienestar, las relaciones, la autoestima y la felicidad de las personas. Sin embargo, también puede ser fuente de dificultades, conflictos, sufrimiento y discriminación para muchas personas. Por eso, la psicología sexual se dedica a investigar, comprender y ayudar a las personas en los aspectos psicológicos de la sexualidad, respetando la diversidad y la individualidad de cada persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *