Trombosis venosa profunda y tratamiento de reemplazo de testosterona

El tratamiento de reemplazo con testosterona para los hombres que sufren de hipogonadismo (bajos niveles de testosterona) ha demostrado tener una serie de efectos positivos en todas las áreas vitales del paciente. Estos beneficios se dan a nivel físico, mental y sexual.

Algunos beneficios del TRT

El hecho de normalizar los niveles de esta hormona en hombres con hipogonadismo disminuye el riesgo de sufrir osteoporosis, entre otros muchos beneficios. Por ejemplo:

  • Los niveles de grasa corporal y la cantidad de masa muscular tienden a normalizarse en aquellos pacientes que habían ganado peso a expensas de tejido graso, a la par que habían perdido musculo.
  • Los trastornos del sueño, la dificultad para la concentración y  el rendimiento intelectual mejoran en los pacientes tratados.
  • El rendimiento físico al realizar ejercicio, así como la recuperación tras el mismo, mejora al recibir tratamiento para normalizar los niveles de esta hormona.

Algunos estudios también sugieren una reducción del riesgo cardiovascular. Esto se daría al disminuirse la grasa corporal (sobre todo la abdominal) y reducirse los niveles de colesterol. Estos dos hechos ocurren con frecuencia en los pacientes con tratamiento de reemplazo hormonal. 

Trombosis venosa profunda en pacientes de TRT

El riesgo de aparición de trombosis venosa profunda en los pacientes que reciben tratamiento con testosterona ha sido estudiado con resultados contradictorios.

Un artículo publicado en la revista Jama en Noviembre de 2019, reporta un estudio hecho con una amplia data de pacientes en donde se analiza el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda y trombo embolismo pulmonar (coágulos en las arterias pulmonares provenientes de las grandes venas de las piernas) en el periodo de 6 meses posterior al inicio del tratamiento con testosterona, periodo en el cual ya otros estudios sugieren que hay un aumento del riesgo.

trombosis venosa profunda
Diferencia entre una vena sana y otra con trombosis profunda

Se han vuelto a encontrar datos que orientan a pensar que el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda en los pacientes que reciben testosterona es más alto que en los que no lo reciben. Aún así, los datos sugieren que el riesgo es mayor en los pacientes que reciben testosterona pero que no tienen hipogonadismo, cuando se comparan con los pacientes que reciben testosterona y si tienen hipogonadismo.

Este estudio también encontró datos que sugieren que el riesgo es mayor en personas más jóvenes que en aquellos de edad más avanzada. 

Cómo evitar los riesgos de sufrir trombosis venosa profunda

Tanto el resultado de este último estudio publicado, como de otros donde se encuentra que el pico de aumento de los casos de trombosis venosa se da en los primeros 3 meses de tratamiento, pero desaparece cerca de los 2 años posterior  al comienzo del mismo (volviendo al valor previo al tratamiento), dejan claro que el riesgo se minimiza si se escoge bien al paciente. Es decir, si se selecciona solo a aquellos hombres que ciertamente necesitan la terapia de reemplazo hormonal con testosterona.

También es importante la realización de una buena historia médica. De esta forma, se podrá descartar a los pacientes que tengan un hematocrito elevado por alguna patología como tabaquismo, EBPOC o Policitemia.

Así mismo, el manejo adecuado por parte del facultativo, con las revisiones periódicas y la supervisión adecuada, ayudarán a detectar signos tempranos de alguna complicación.

Igualmente, son muy útiles las indicaciones generales para evitar la formación de trombos venosos en los miembros inferiores, como por ejemplo, las recomendaciones que se hacen a los pacientes que suelen tomar vuelos de larga duración (deambular, ejercicios para hacerlos mientras se está sentado, etc.).

Conclusiones

En todo caso y según la evidencia que se tiene hasta ahora, el tratamiento de reemplazo con testosterona de aquellos hombres con hipogonadismo, conlleva una serie de beneficios que mejoran la calidad de vida y la salud de dichos pacientes. Por tanto, es enteramente recomendable realizarlo bajo indicación y supervisión de un facultativo con experiencia en este tipo de patología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *