Cómo afecta la testosterona a tu vida sexual

Cómo afecta la testosterona a tu vida sexual

La entrada en la madurez, trae consigo para los hombres algunas consecuencias con las que tienen que lidiar, poco deseables. A la disminución de la fuerza o masa muscular, hay que añadirle un descenso notable en la libido y en la calidad de su desempeño sexual. Todo esto son consecuencias directas del descenso del nivel de testosterona libre en sangre, ya que la testosterona es la hormona masculina por excelencia, responsable entre otras cosas de la vida sexual plena y satisfactoria del hombre.

La disminución de la testosterona suele ser progresiva, pero dependiendo de cada caso, puede ser más o menos marcada, pudiendo agravarse y provocar ciertos trastornos en la salud del hombre. Por suerte, la medicina moderna lo tiene en cuenta y dispone de varias opciones para proveerla y reducir las consecuencias del déficit de testosterona.

¿Cómo sé que debo aumentar mi testosterona?

Una clara señal de que tu nivel de testosterona está bajando, es una depreciación de tu deseo sexual, a lo que hay que sumar la disminución de la calidad en las erecciones. Es probable que sí que pueda tener una erección pero no con la suficiente firmeza para consumar un acto sexual satisfactorio. Cuánto mayor sea la pérdida de testosterona progresiva, más probable será que se llegue a la disfunción eréctil o impotencia.

¿Cuáles son los síntomas?

La bajada de testosterona también es sinónimo de cansancio más frecuente, mal humor, depresión, aumento de grasa, pérdida de músculo, etc. El problema radica en que en muchas ocasiones, estos síntomas se confunden con los síntomas de otros problemas de salud, como depresión, diabetes, o simplemente estrés… Y se tarda demasiado en acudir al especialista debido.

El estilo de vida también tiene una ligera influencia en la velocidad a la que el cuerpo deja de producir testosterona. Es decir, los expertos recomiendan estar en un peso saludable, no vivir sometido a mucho estrés continuo, consumir alimentos ricos en zinc, realizar ejercicio físico regularmente, etc.

Antes de proceder a aumentar tu testosterona para devolverla a sus valores normales, hay que realizar siempre un examen médico y su correspondiente analítica, una vez que el especialista tiene los resultados, puede prescribirte, si procede, la terapia de reemplazo de testosterona. Se trata de inyecciones periódicas intramusculares de testosterona bioidéntica hasta regular tu nivel.

¿Te ayudamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*