El futuro de la terapia de reemplazo hormonal

Cada vez son más los hombres que se encuentran incapaces de realizar las actividades que alguna vez hicieron. El descenso de la libido, la fatiga y otros síntomas asociados al déficit hormonal se traducen en que paulatinamente se dejen de hacer cosas de las que antes disfrutaban.

Por suerte, a día de hoy, la terapia de reemplazo hormonal es una realidad que está ayudando a muchos hombres que sufren los efectos de la baja testosterona.

Tiempo atrás, los hombres tenían a su disposición menos opciones y soluciones específicas para lidiar con sus síntomas. Así, la mayoría de ellos se limitaban a tolerar estos problemas, con las incomodidades que esto suponía.

Sin embargo, a medida que avanza la medicina, se hace cada vez más y más fácil tratar los síntomas de estos hombres, ayudándoles a aprovechar al máximo la vida.

El papel de la terapia de reemplazo hormonal

Nadie quiere sentir que es difícil seguir un estilo de vida emocionante. Y con «emocionante» no nos referimos necesariamente a hacer kayak, montar en caballo por el desierto o hacer rápel en las montañas del Colorado. Nos referimos, más bien, a llevar un estilo de vida del que nos sintamos orgullosos, un estilo de vida en el que podamos permitirnos hacer lo que queramos cuando queramos: sea salir a correr, ir de viaje a cualquier parte del mundo, tener una noche especial con nuestra pareja o salir a tomar unas copas con los amigos.

Como seguramente sepas, a medida que envejecemos, los niveles hormonales de testosterona tienden a disminuir en los hombres. Dado que la testosterona afecta el deseo sexual, la masa muscular y a la producción y recuento de glóbulos rojos, este déficit tiene un gran impacto en la salud y, por supuesto, el bienestar y la felicidad de los hombres.

Afortunadamente, la terapia de reemplazo puede ayudar a aliviar los síntomas indeseables.

Pero la pregunta que nos atañe hoy es: ¿de dónde vienen estos tratamientos y hacia dónde podrían ir?

La historia de la terapia de reemplazo

Si bien la medicina lleva desarrollando su conocimiento sobre la hormona testosterona durante siglos, los experimentos científicos que comprenden la palabra «reemplazo» datan de 1700. Y lo que es aún más curioso: el nombre de la hormona («testosterona») no se acuñó hasta 1935.

En 1700, cuando comenzaron los experimentos, los científicos no tenían los conocimientos ni la tecnología necesaria para reponer los niveles hormonales de una forma segura ni del todo efectiva. Los primeros experimentos se realizaron con las gónadas de animales y tuvieron que transcurrir más de 200 años para que la ciencia hormonal avanzara hasta un punto más parecido al que hoy conocemos.

En 1935 los científicos Adolph Butenand y Leopold Ruzicka consiguieron crear por primera vez una hormona masculina sintética. Este fue un gran paso para ellos como científicos, pero todavía más grande para el bienestar de todos los hombres.

Desde entonces, gracias a las investigaciones dedicadas a perfeccionar y depurar el tratamiento de reemplazo hormonal, la capacidad de la comunidad médica para ayudar a los hombres a mejorar su salud continúa avanzando.

El futuro del reemplazo hormonal

A día de hoy, el tratamiento de reemplazo administrado por un médico cualificado es seguro y efectivo en pacientes de hipogonadismo. Aún así, investigadores y médicos trabajan todos los días para alcanzar mayores cuotas de satisfacción y bienestar en los hombres.

Por tanto, del mismo modo en que nos preguntamos cómo serán los coches o las ciudades de las próximas décadas, es interesante imaginar qué tipo de innovaciones podrían surgir en cuanto a las terapias de reemplazo hormonal.

Avances en el tratamiento del hipogonadismo

Como comentábamos en párrafos anteriores, los científicos trabajan cada día en la búsqueda de nuevas y mejores soluciones. Sin ir más lejos, en la Universidad del Sur de California, un grupo de científicos se encuentra ahora mismo estudiando un tratamiento enfocado en que los hombres con hipogonadismo consigan recuperar su propia producción de esta hormona.

El estudio se encuentra aún en sus primeras fases, por lo que es pronto para pronunciarse sobre sus resultados.

Sin embargo, es evidente que se trata de una buena noticia. Ahora, más que nunca, se antoja fascinante pensar en lo que depara el futuro para las terapias de reemplazo de testosterona y la salud de los hombres.

Tratamiento del hipogonadismo

Si actualmente estás experimentando síntomas como depresión, desgana o cansancio continuado, aumento de peso o disminución de la libido, nuestros tratamientos y servicios complementarios a pueden ayudarte a tomar el control de tu salud, aliviar tus síntomas tomar el control y mejorar su salud.

Pide hoy una cita para una evaluación integral de tu estado de salud y que nuestros médicos comprueben qué tratamiento es mejor para ti.


Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *