La terapia de reemplazo podría curar la depresión en hombres con hipogonadismo

testosterona y depresión

Para la mayoría de hombres con hipogonadismo, los síntomas de la depresión son bastante comunes. Si bien los antidepresivos se sitúan como la primera línea de tratamiento, los últimos estudios sugieren que estos podrían ser ligeramente menos efectivos en hombres que en mujeres.

Precisamente a raíz de esto surge el siguiente estudio de JAMA Psychiatry. Apoyándose en anteriores estudios, se propusieron indagar en los efectos de la terapia de reemplazo para tratar no solo el déficit hormonal sino también los casos de depresión asociados.

Tratamiento Vs. Placebo

Los investigadores comenzaron su investigación con alrededor de 470 estudios que comparaban los efectos del uso de la terapia de reemplazo en oposición a placebos. Así, seleccionaron 27 estudios para empezar los análisis. Todos los estudios seleccionados incluían hombres adultos con niveles de testosterona bajos (hipogonadismo). Estos, además, habían reportado síntomas de depresión. En total, estos estudios incluían a unos 1900 hombres.

Los análisis del estudio comprobaban la efectividad de los tratamientos para la baja testosterona. No solo a la hora de revertir el hipogonadismo sino sobre los síntomas de la depresión.

La terapia de reemplazo podría reducir los síntomas de depresión

Los resultados mostraron que los tratamientos de reemplazo podían asociarse a una reducción significativa de los síntomas de depresión comparados con los pacientes a los que solo se les administró placebo.
Un gran porcentaje de hombres en el estudio respondieron bien a los tratamienos.

Los tratamientos de reemplazo hormonal parecen ser efectivos y eficaces a la hora de reducir los síntomas depresivos de pacientes con hipogonadismo.

Conclusión final del equipo de investigadores

A pesar de esto, los investigadores aseveran que sería necesario realizar más estudios y ensayos para probar al 100% la efectividad del TRT en casos de depresión y niveles bajos de testosterona.


Fuentes

Forbes

Jama Psychiatry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*