¿Son los obesos más propensos a sufrir hipogonadismo?

En los últimos años, científicos médicos han observado que la hipoandrogenemia (o hipogonadismo) asociada a la obesidad está aumentando de forma paralela al número de personas obesas en el mundo. La obesidad, de hecho, ya está considerada como una epidemia en países del primer mundo.

Por esto, se plantea la cuestión de si los obesos son más propensos a sufrir hipogonadismo.

Hasta hace poco, se desconocía la prevalencia del hipogonadismo o (déficit de testosterona) en hombres jóvenes no diabéticos con obesidad. Por eso, el estudio realizado por los doctores María Molina-Vega, Maite Asenjo-Plaza, María Concepción García-Ruiz y Enrique Varea-Marineto, cobra especial importancia.

Dicho estudio tiene como objetivo evaluar la prevalencia de hipoandrogenemia y los factores de riesgo asociados en este sector de la población.

El estudio anteriormente mencionado incluyó a 266 hombres obesos, no diabéticos y menores de 50 años de edad. Durante el estudio, se les realizó una analítica sanguínea gracias a la cual se determinaron:

¿Son los hombres obesos más propensos a sufrir hipogonadismo?

Además, se realizó la evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina. Por supuesto, para los propósitos de la investigación, la composición corporal y la función eréctil también fueron evaluadas.

En los resultados, se encontraron concentraciones de testosterona libre muy por debajo del rango normal en el 25’6% de los no normales. Sin embargo, la prevalencia del hipogonadismo resultó ser diferente dependiendo del IMC (índice de masa corporal) de cada hombre.

El grupo de sujetos con mayor prevalencia, fue el de los individuos con un IMC igual o mayor a 50Kg/m2. Un análisis de regresión multivariante indicó que el aumento de la masa corporal, la edad y la reducción de los niveles de LH eran factores de riesgo independientes para la hipoandrogenemia.

Conclusiones del estudio

En conclusión, en esta cohorte basada en la atención primaria de hombres jóvenes no diabéticos con obesidad, el hipogonadismo fue un hallazgo muy frecuente que terminó por asociarse directamente con la cantidad de grasa corporal. De todos modos, los investigadores puntualizan que siguen necesitándose más más estudios prospectivos para evaluar las consecuencias a largo plazo del hipogonadismo en este sector de la población.

Bibliografía:

 María Molina-Vega, Maite Asenjo-Plaza, María Concepción García-Ruiz, Enrique Varea-Marineto, Obesity (https://doi.org/10.1002/oby.22579) Cross-sectional, Primary Care–Based Study of the Prevalence of Hypoandrogenemia in Nondiabetic Young Men with Obesity

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *