Padecer disfunción eréctil podría depender de tu genética

padecer disfunción eréctil podría depender de tu genética

El pasado 9 de octubre de este año 2018 se hizo publica una información en distintos medios de un trabajo de investigación en USA sobre la detección de un factor genético que podría causar la disfunción eréctil o impotencia. El estudio, que incluyo a 36.000 hombres, fue realizado por un consorcio de Salud de Oakland y publicado el día 8 de octubre en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La disfunción eréctil es la imposibilidad de lograr o mantener una erección efectiva durante las relaciones sexuales. A las ya conocidas causas de esta patología, como la de origen vascular, neurológico, psicológico, hormonal o por consumo de medicamentos, se suma ahora la posible causa o predisposición genética.

Según últimos estudios, padecer disfunción eréctil podría depender de tu genética

El estudio revelaba que existe una variante en una región del cromosoma 6 (los cromosomas son las estructuras que contienen la información genética de cada individuo) que no codifica ningún gen (gen es la unidad de información genética que codifica una proteína especifica) y que se asocia (si esta presente) con un riesgo un 25% mayor de padecer disfunción eréctil.

Esta variante se encuentra antes del gen SIM1 y se encarga de la regulación de este gen. Estos resultados fueron validados en otro grupo de 222000 pacientes en el Reino Unido por los mismos autores del estudio. La proteína codificada por el gen SIM1 está implicada en una vía de señalización que juega un papel clave en el control del apetito, el peso corporal y la función sexual. Haber podido localizar esta región cerca de este gen SIM1 como factor de riesgo es un paso muy importante que suministra la prueba, buscada desde hace tiempo, de que esta enfermedad tiene un componente genético.

Este hecho es importante ya que se abren nuevas posibilidades terapéuticas basadas en la genética, lo que puede ayudar a los pacientes que actualmente no responden a los tratamientos disponibles.

El link de acceso directo al estudio es el siguiente: http://www.pnas.org/content/early/2018/10/02/1809872115

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*