¿Tenemos realmente los hombres menos capacidad empática que las mujeres?

Un estudio publicado en la revista Psychconeuroendocrinology, revela que las mujeres, de media, superan a los hombres en las capacidades empatico-cognitiva, como la capacidad para conectar con las señales corporales de los demás.

La testosterona, hormona fundamentalmente masculina, interfiere en la conectividad entre ciertas regiones del cerebro, que son las encargadas de la conectividad entre neuronas de algunas determinadas regiones responables de empatizar con los demás, y esto provoca que influya en la toma de decisiones. ¿Sabías que en la mayoría de las peleas que se producen, la testosterona es el motor causante que se esconde detrás?

Capacidad empática a estudio

La forma de medir la empatía que siente una persona hacia otra es mediante el test “Reading the Mind in the Eyes“, que consiste en determinar qué emociones sienten los demás simplemente mirando fotos de sus ojos. Durante un estudio previo, se demuestró que una sola administración de testosterona en las mujeres perjudica el rendimiento en los resultados. Los investigadores observaron, que por lo general, las mujeres eran más empáticas que los hombres, e imaginando que la causa de este comportamiento era la testosterona, decidieron hacer un estudio con 16 mujeres. Sometieron a estas 16 voluntarias a una resonancia magnética, y así comprobaron cómo una región del cerebro se activaba cuando era necesario asociar una imagen con una emoción, algo que hace pensar que esta región tendría mucho que ver con la empatía.

A la mitad de las participantes del estudio, se les suministró una dosis elevada de testosterona, la otra mitad recibió placebo. Cuando repitieron la prueba  “Reading the Mind in the Eyes”, los investigadores pudieron observar que a todas aquellas mujeres que habían recibido la dosis elevada de testosterona, les resultó más difícil identificar las emociones que se plasmaban en las fotografías en comparación con las mujeres que habían recibido placebo. Concluyeron, que efectivamente, la testosterona perjudica la capacidad empática de las personas. Después, todas las voluntarias volvieron a  ser sometidas a una resonancia magnética, y los investigadores observaron que en la mitad de las mujeres que sí habían recibido testosterona, disminuyó la conectividad entre diferentes áreas del cerebro, como la que se responsabiliza de incorporar los estados emocionales y afectivos en procesos cognitivos más globales, y la que relaciona imágenes con emociones.

Tras el estudio, los investigadores concluyeron que la testosterona influye en la red neuronal y por ello afecta a la capacidad de als personas para integrar los sentimientos de los demás, y en le propio conocimiento de uno para tomar decisiones y realizar acciones.

Estudio original: http://www.psyneuen-journal.com/article/S0306-4530(16)30067-1/abstract

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*